martes, 3 de marzo de 2009

Tender a la Santidad

No todo el que diga, Señor, Señor ..... entrará en el reino de los cielos.

"A cualquier precio que sea, es necesario que Dios esté contento."

"Los santos no nacieron santos; llegaron a la santidad después de una larga continuidad de vencimientos propio."

"Los corazones de los hombres aman un día y al otro son indiferentes. Solo Dios no cambia".

El alma que anda en amor, ni cansa, ni se cansa.

El alma que está enamorada de Dios es un alma gentil, humilde y paciente.

"Dios no manda cosas imposibles, sino que, al mandar, te enseña a que hagas cuanto puedes, y a que pidas lo que no puedes".

"En la medida en que se ama algo temporal, se pierde el fruto de la caridad."

"Un cristiano fiel, iluminado por los rayos de la gracia al igual que un cristal, deberá iluminar a los demás con sus palabras y acciones, con la luz del buen ejemplo".

Siempre ha habido santos, pero ¿quién está realmente cualificado para canonizarlos?.

Basta amar al Santo de los Santos, para llegar a ser santos.

Como el niño está obligado a hacerse hombre, el cristiano está obligado a ser santo.

El secreto de la santidad consiste en no cansarnos nunca de estar empezando siempre.

El verdadero ideal cristiano no es ser feliz, sino ser santo.