viernes, 21 de mayo de 2010

San Hilarión


LA PRIMERA SERIE DE MILAGROS

La mujer sin hijos. Ya había cumplido veintidós años en el desierto y su fama era conocida por todos pues se había difundido por todas las ciudades de Palestina. Una mujer de Eleuterópolis a quien su marido despreciaba a causa de su esterilizad - durante quince años de matrimonio no había dado frutos - fue la primera que se atrevió a presentarse ante Hilarión y, sin que él pudiera imaginar algo semejante, repentinamente se arrojó a sus pies y le dijo: "Perdona mi atrevimiento, pero considera mi necesidad. ¨Por qué apartas tus ojos?. ¨Por qué huyes de la que te suplica? No mires en mí a una mujer, sino a una afligida. Mi sexo engendró al Salvador. No son los sanos los que necesitan del médico, sino los enfermos" .
Finalmente Hilarión se volvió hacia ella - después de tanto tiempo no veía una mujer - y le preguntó el motivo de su venida y de sus l grimas. Una vez informado, levantando los ojos al cielo la exhortó a tener confianza y con l grimas la despidió. Pasado un año la vio con un hijo .
Aristenete. Este comienzo de sus milagros se hizo aún más célebre por otro milagro mayor. Cuando Aristenete, mujer de Helpidio - que después fue prefecto del pretorio - muy conocida entre los suyos y más aún entre los cristianos, regresaba con su marido y sus tres hijos después de haber visitado a san Antonio, se detuvo en Gaza a causa de una enfermedad que los había atacado. Allí, sea por el aire contaminado, sea, como después se manifestó, para la gloria del siervo de Dios Hilarión, todos fueron asaltados al mismo tiempo por fiebres tercianas y los médicos habían desesperado de su recuperación. La madre yacía gimiendo en alta voz e iba de un hijo al otro, semejantes ya a cadáveres, sin saber a cuál llorar primero.
Habiendo oído que en el cercano desierto había un monje, olvidando su rango de señora respetable - sólo consideraba su ser de madre - fue allí acompañada de doncellas y de eunucos. Su marido a duras penas consiguió que hiciese el viaje sentada sobre un asno. Cuando llegó a la presencia de Hilarión le dijo: "En el nombre de Jesús, nuestro misericordiosísimo Dios, te conjuro por su cruz y por su sangre que me devuelvas a mis tres hijos y así sea glorificado el nombre del Señor Salvador en esta ciudad pagana. Que su siervo entre en Gaza y Marnas sea destruido".
El se resistía, diciendo que nunca había salido de su celda y que no estaba habituado a entrar en las ciudades, ni siquiera en una aldea. Ella, postrada en tierra, decía una y otra vez: "Hilarión, siervo de Cristo, devuélveme a mis hijos. Antonio los tuvo en brazos en Egipto, sálvalos tu en Siria".
Todos los presentes lloraban y también él, negándose, lloró. ¨Qué más puedo decir?. La mujer no partió hasta que él no le hubo prometido que entraría en Gaza después de la puesta del sol. Cuando llegó allí, haciendo la señal de la cruz sobre el lecho de cada uno y sobre sus miembros afiebrados, invocó el nombre de Jesús y, cosa admirable, de inmediato el sudor de los enfermos brotó hacia afuera como de tres fuentes. Entonces, en esa misma hora tomaron alimentos y reconociendo a su madre que lloraba besaron las manos del santo, bendiciendo a Dios.
Cuando esto se supo y la noticia se divulgó a lo largo y a lo ancho, acudían a él multitudes de Siria y Egipto, de modo que muchos creyeron en Cristo y abrazaron la vida monástica. No había todavía monasterios en Palestina y nadie en Siria había conocido a un monje antes que Hilarión. El fue el fundador y el primer maestro de este estilo de vida y de esta ascesis en aquella provincia . El Señor Jesús tenía en Egipto al anciano Antonio, y en Palestina al joven Hilarión.
Un ciego ve. Facidia es un barrio de Rhinocorura, ciudad de Egipto . De allí llevaron al beato Hilarión una mujer ciega desde hacía diez años. Le fue presentada por varios hermanos, muchos de los cuales eran monjes. Ella le dijo que había gastado todos sus bienes en médicos. Entonces él le respondió: "Si hubieras dado a los pobres lo que perdiste en médicos, Jesús, el verdadero médico, te habría curado".
Como ella gritaba suplicando misericordia, él tocó sus ojos con saliva y enseguida, a ejemplo del Salvador, ocurrió el milagro de la curación .
El cochero de Gaza. También un cochero de Gaza, que iba sentado en su carruaje, fue golpeado por un demonio. Quedó totalmente tieso, al punto de no poder mover las manos ni doblar el cuello. Colocado sobre un lecho y sólo pudiendo mover la lengua para orar, oyó que le decían que no podría sanar sino creyendo en Jesús, y prometiendo renunciar a su antigua profesión. Entonces creyó, prometió y fue sanado, y se alegró más por la salud de su alma que por la de su cuerpo.
Marsitas. Había un joven muy fuerte llamado Marsitas, del territorio de Jerusalén, que se jactaba de tener una fuerza tan grande que podía llevar cargados durante mucho tiempo y por un largo trecho quince modios de trigo. Se gloriaba de tener una fuerza superior a la de los asnos. Estaba poseído por un demonio malísimo, y no lo podían detener ni cadenas, ni grillos, ni cerrojos, ni puertas. Con sus mordiscos había cortado a muchos la nariz o las orejas. A uno le había roto los pies y a otros la garganta. A tal punto había llenado de terror a todos que, atado con cuerdas y cadenas lo arrastraron al monasterio como a un toro enfurecido.
Cuando los hermanos lo vieron, llenos de terror - era un hombre de extraordinaria corpulencia - avisaron al padre. Este, permaneciendo sentado, ordenó que se lo trajeran y que lo soltaran. Una vez que lo dejaron le dijo: "Inclina la cabeza y ven". El comenzó a temblar y a doblar el cuello, y ni siquiera se atrevía a mirar a Hilarión; depuesta toda su ferocidad comenzó a lamer los pies del que estaba sentado. Así, el demonio que había poseído al joven, exorcizado y castigado, salió de él al cabo de siete días.
Orión. Tampoco podemos callar lo referente a Orión, hombre importante y acaudalado de la ciudad de Aila, situada junto al mar Rojo. Estaba poseído por una legión de demonios y fue conducido a Hilarión. Sus manos, cuello, caderas y pies estaban cargados de cadenas; sus ojos, torvos y amenazadores, expresaban la crueldad de su furor.
Mientras el santo caminaba con los hermanos y les intepretaba cierto pasaje de la Escritura, aquél escapó de las manos que lo sujetaban y tomando a Hilarión por detrás lo levantó en alto. Un gran clamor brotó de todos pues temieron que destrozase sus miembros debilitados por el ayuno. El santo sonriendo dijo: "Tranquilos, déjenme con mi adversario en la arena". Y así, pasando la mano sobre sus hombros tocó la cabeza de Orión y tomándolo por los cabellos lo trajo ante sus pies, reteniéndolo frente a sí con ambas manos y pisando con sus propios pies los pies de aquél, y repetía:"­retuércete!". Y mientras Orión gemía y, bajando el cuello tocaba el suelo con la cabeza, Hilarión dijo: "Señor Jesús libra a este desgraciado, libra a este cautivo; así como vences a uno puedes vencer a muchos". Y sucedió algo inaudito: de la boca del hombre salían diversas voces y como el clamor confuso de un pueblo .
Una vez curado también éste, poco tiempo después fue al monasterio con su mujer y sus hijos para dar gracias, llevando muchos regalos. El santo le dijo: "No has leído lo que sufrieron Giezei y Simón , uno por haber recibido y el otro por haber ofrecido dinero? Aquel quería vender la gracia del Espíritu Santo, éste otro quería comprarla". Y como Orión llorando insistía:"Tómalo y d selo a los pobres", Hilarión respondió: "Tú puedes distribuir tus bienes mejor que yo, pues tu recorres las ciudades y conoces a los pobres. Yo, que abandoné lo mío ¨por qué voy a desear lo ajeno? Para muchos el nombre de los pobres es una ocasión de avaricia, la misericordia en cambio no conoce artificios. Nadie da mejor que el que no se reserva nada para sí". Orión entristecido yacía en tierra. Entonces Hilarión le dijo:"Hijo, no te contristes. Lo que hago por mí lo hago también por ti. Si aceptara estos presentes ofendería a Dios y la legión de demonios volvería a ti".
El paralítico de Maiuma. Y ¨cómo pasar en silencio lo referente a Zanano de Maiuma? Mientras cortaba piedras traídas de la orilla del mar, no lejos del monasterio de Hilarión, para una construcción, fue atacado por una parálisis en todos sus miembros. Sus compañeros de trabajo lo condujeron al santo. Sanó inmediatamente y pudo retornar a su obra.
La costa que se extiende desde Palestina a Egipto, suave por naturaleza, se torna áspera a causa de la arena que se endurece como piedra, tornándose paulatinamente más sólida. Entonces deja de ser un arenilla para el tacto, aunque siga conservando la apariencia de tal.
Itálico, criador de caballos. Itálico ciudadano cristiano de la misma localidad, criaba caballos para el circo, compitiendo con un magistrado romano de Gaza, que era adorador del ídolo Marnas.
En las ciudades romanas se conservaba desde los tiempos de Rómulo el recuerdo del feliz rapto de las Sabinas. Los cuadrigas recorren siete veces el circuito en honor de Conso, el dios de los consejos. La victoria consiste en eliminar los caballos del adversario .
Como su rival tenía un hechicero que con encantamientos demoníacos frenaba los caballos de aquél e incitaba a correr a los propios, Itálico fue a ver a Hilarión y le suplicó no tanto que dañara al adversario cuanto que protegiera sus animales.
Al venerable anciano no le pareció razonable hacer oración por un motivo tan fútil. Sonrió y le dijo: "¨Por qué más bien no das a los pobres el precio de la venta de tus caballos, para la salvación de tu alma?". El respondió que se trataba de un empleo público que realizaba no por propia voluntad sino por obligación. Como cristiano él no podía emplear artes mágicas, pero sí pedir ayuda a un siervo de Cristo, especialmente contra los habitantes de Gaza, enemigos de Dios que insultaban no tanto a él como a la Iglesia de Cristo.
A ruego de los hermanos que se hallaban presentes Hilarión ordenó que llenaran de agua el vaso de terracota en el que solía beber, y que se lo dieran a aquel hombre. Itálico lo llevó y roció con él el establo, los caballos y sus cocheros, el coche y los cerrojos del recinto. Era extraordinaria la expectativa de la gente. El adversario se había reído, burlándose de ese gesto, mientras que los partidarios de Itálico exultaban prometiéndose una victoria segura.
Dada la señal unos corrieron rápidamente mientras que los otros quedaron impedidos. Bajo el coche de aquellos, las ruedas ardían; éstos apenas veían la espalda de los que se adelantaban como volando. Entonces se elevó un grandísimo clamor de la multitud, al punto de que también los paganos gritaron: "Marnas ha sido vencido por Cristo". Mas los adversarios de Hilarión, furiosos, pidieron que éste, como hechicero de los cristianos, fuera llevado al suplicio .
La victoria indiscutible de aquellos juegos del circo y los otros hechos precedentes fueron la ocasión de que un gran número de paganos abrazara la fe.
Una joven librada de un encantamiento mágico. Un joven del mismo mercado de Gaza amaba perdidamente a una virgen de Dios que habitaba cerca. No había tenido éxito ni con sus frecuentes halagos, ni con gestos, ni silbidos, ni otras cosas semejantes que suelen ser el comienzo de la muerte de la virginidad. Entonces se fue a Menfis para revelar su herida de amor, regresar y ver a la doncella armado con artes mágicas.
Después de un año, instruido por los sacerdotes de Esculapio, que no cura la almas sino que las pierde, vino con el propósito de realizar es estupro que había anticipado en su imaginación. Enterró bajo el umbral de la casa de la doncella ciertas palabras y figuras extrañas grabadas en una l mina de bronce de Chipre. Repentinamente la virgen enloqueció, arrojó el velo, se soltó la cabellera, y rechinando los dientes llamaba a gritos al joven. La vehemencia del amor se había convertido en locura.
Entonces fue llevada por sus padres al monasterio y la encomendaron al anciano. El demonio aullaba y declaraba: "­He sufrido violencia. He sido traído aquí contra mi voluntad!. ­Qué bien engañaba a los hombre en Menfis con mis sueños! ­Cuántas cruces, cuántos tormentos estoy sufriendo. Me obligas a salir pero estoy atado bajo el umbral. No puedo salir si no me suelta el joven que me retiene!." Entonces el anciano le dijo:"­Grande es tu fuerza si te logra retener un cordón y una l mina!. Dime, ¨por qué te has atrevido a entrar en una doncella consagrada a Dios?" "Para conservarla virgen", respondió aquél. "¨Conservarla tú, el enemigo de la castidad? ¨Por qué no entraste más bien en el que te envió?". Pero el respondió:"¨para qué iba a entrar en él, si ya tiene un colega mío, el demonio del amor?".
El santo quiso purificar a la virgen antes de mandar a buscar al joven y sus objetos mágicos. Así no parecería que el demonio se había retirado sólo porque los encantamientos habían sido quitados o porque hubiese prestado crédito a las palabras del demonio, justamente él que aseguraba que los demonios son mentirosos y astutos para fingir. Por eso, después de haber devuelto la salud a la virgen, la reprendió ásperamente por haber hecho algo que permitió al demonio entrar en ella.
Un oficial de Constancio liberado. La fama del santo se había divulgado no sólo en Palestina y en las ciudades vecinas de Egipto y Siria, sino también en las provincias lejanas.
Un oficial del Emperador Constancio, de roja cabellera y que por la blancura de su cuerpo indicaba la provincia de donde provenía (su pueblo natal está situado entre los sajones y los alemanes, región no tan extensa como fuerte, llamada Germania por los historiadores y ahora Francia) , desde hacía mucho, desde su infancia, estaba poseído por un demonio que lo obligaba a ulular durante la noche, a gemir y a rechinar los dientes. En secreto pidió al emperador un salvoconducto para ver al anciano, indicándole sencillamente el motivo. También recibió cartas para el gobernador de Palestina y fue conducido a Gaza con gran honor y escolta. Cuando preguntó a los decuriones de ese lugar dónde habitaba el monje Hilarión, los ciudadanos de Gaza se aterraron, pensando que había sido enviado por el emperador. Lo llevaron al monasterio para honrar al emisario y de este modo, si en algo habían ofendido a Hilarión, éste gesto borraría todo.
En ese momento el anciano se paseaba por las suaves arenas murmurando para sí los versículos de algún salmo. Al ver tanta gente que se acercaba se detuvo, devolvió el saludo a todos y los bendijo con la mano. Después de una hora ordenó a los otros que se fueran y le dijo al visitante que se quedara con sus servidores y guardias. Por la expresión de sus ojos y de su rostro había comprendido el motivo de su venida.
De inmediato, ante la pregunta del siervo de Dios, el hombre fue levantado en alto, de modo que apenas tocaba la tierra con los pies, y con un fortísimo rugido respondió en lengua siria, en la cual había sido interrogado. Se oyeron salir de la boca de aquel bárbaro, que sólo conocía la lengua franca y la latina, palabras sirias con una pronunciación muy pura. No faltaban los estridores, ni las aspiraciones, ni ninguna otra característica del lenguaje palestinense. El demonio confesó de qué modo había entrado en él. Y para que pudieran entender los intérpretes, que sólo conocían el griego y el latín, Hilarión también lo interrogó en griego. El respondió, e hizo alusión a los numerosos ritos de encantamiento y a los procedimientos infalibles de las artes mágicas. Hilarión le dijo:"No me interesa saber cómo entraste pero te ordeno que salgas en el nombre de nuestro Señor Jesucristo".
Cuando fue curado, el bárbaro ofreció con ingenua simplicidad diez libras de oro. El recibió de Hilarión un pan de cebada y le oyó decir que quienes comían de ese pan consideraban el oro como barro.
Animales curados. Pero no basta con hablar de los hombres. Cada día le llevaban animales furiosos. Por ejemplo, un día le llevaron un camello de enorme tamaño, conducido por más de treinta hombres y atado con solídisimas cuerdas, en medio de grandes gemidos. Ya había pisoteado a muchos.
Sus ojos estaba inyectados en sangre, le salía espuma por la boca y movía su lengua hinchada. Pero lo que más temor infundía era el resonar de sus feroces rugidos.
El anciano ordenó que lo desataran. De inmediato tanto los que lo habían traído como los que estaban con el anciano huyeron, sin excepción, en todas direcciones. Entonces él avanzó solo al encuentro del animal y le dijo: "Diablo, no me asustas con tu inmenso cuerpo. En una rapocilla o en un camello siempre eres el mismo".
Mientras tanto se mantenía firme con la mano extendida. Cuando la bestia, furiosa se acercó a él como para devorarlo, súbitamente se desplomó y bajó la cabeza hasta la tierra. Todos los presentes se maravillaron al ver tan repentina mansedumbre después de tanta ferocidad.
El anciano les enseñaba que, para dañar a los hombres, el diablo atacaba también a los animales domésticos; que ardía en un odio tan grande contra los hombres que quería hacerlos perecer no sólo a ellos, sino también a sus posesiones. Para ilustrar esto proponía el ejemplo de Job: antes de haber obtenido permiso para tentarlo, el diablo había destruido todos sus bienes. Y a nadie debía turbar el hecho de que, por orden del Señor, dos mil cerdos fueron aniquilados por los demonios . De otro modo los que lo vieron no hubieran podido creer que una tal multitud de demonios podía salir de un solo hombre, si no hubiesen visto con sus propios ojos arrojarse al mar, al mismo tiempo, semejante cantidad de cerdos.